Saltar al contenido

Los Primeros Periodicos que llegan a la Ciudad.

13 marzo, 2010

EL BAÑISTA:

El 8 de diciembre de 1887, es una fecha trascendental para el periodismo marplatense. El periodista hispano-argentino, Justo S. López de Gomara, guiado por el plausible propósito de dotar al pueblo de un órgano de opinión destinado a reflejar las aspiraciones de los pobladores, inició la publicación de un semanario que marcó rumbos precisos a la prensa de Mar del Plata.

El semanario se llamó “El Bañista”, y se publicaba los días domingos. En él, López de Gomara se ocupaba de crónicas mundanas y de problemas vecinales. Recogía cuanta noticia podía interesar a los vecinos, como perros sueltos, baldíos con pastizales, problemas y sucesos del balneario.

Su fundador, López de Gomara, expuso sus propósitos en su primera publicación:

“El Bañista, aparecerá todos los domingos en Mar del Plata, durante la estación balnearia. El rápido adelanto de este precioso pueblo ha llegado al punto en que el progreso de una sociedad, produce la más elocuente de sus manifestaciones: la aparición en su seno de un órgano de publicidad. Mar del Plata no solo merece ya tenerlo, siquiera sea un modesto semanario, por ofrecer abundante material para sus columnas, sino que lo necesita imperiosamente para reflejo de su engrandecimiento y defensa de sus valiosos intereses. Este pueblo debe tener voz propia, en lo futuro, figurar entre las localidades más adelantadas de la provincia, pues con justo título puede enorgullecerse de ser el primer puerto balneario argentino y estar llamado a convertirse muy pronto en una hermosa ciudad que reúna a los encantos de la naturaleza, los beneficios de la salubridad y los atractivos del lujo. Diez mil bañistas colmarán este verano nuestros hoteles, los elegantes chalets particulares, construidos durante el invierno -de cuarenta pasan los edificios de esa clase, muchos de ellos dignos de figurar en la aristocrática Avenida Alvear de la Capital Federal- ; se aumentan los establecimientos de recreo, se proyecta un hipódromo y se construye un teatro y todos los nombres de familias pudientes figuran en las listas de los peticionantes de habitación en los hoteles o de los adquirentes de terreno para edificar casa propia.”

“Se centuplica el movimiento comercial y surge, en fin, en el lugar con mejor acierto elegido, una nueva población con todo el vigor asombroso, con todas las promesas de un porvenir inmenso, digno de la actividad febril, la iniciativa admirable y la riqueza portentosa de la República Argentina.”

“Un órgano es ya más que necesario, imprescindible. El Bañista viene a llenar esta necesidad, adoptando un nombre que encierra todo un programa, alejándose por completo de la política, de toda cuestión personal, que suele ser falsa vía que aparta de su misión muchas veces a los diarios de la campaña y de fomentar rivalidades y disensiones. Será lo que su nombre dice, “un bañista” que busca el descanso y la expansión, deseoso de rodearse de todas las comodidades posibles, de tener buenas casas, buen alojamiento, buena mesa, buenas calles, diversiones amenas y buena compañía. Nuestro semanario será, pues, la crónica de cuanto suceda en Mar del Plata, durante el verano.”

Fue una publicación que durante dos temporadas enfocó problemas del balneario, con gran acierto y en sus dos páginas aparecieron, semana tras semana, todos los sucesos destacados del balneario.

López de Gomara, que fundó y dirigió en Buenos Aires el “Diario Español”, escribió en la parte superior del primer ejemplar lo siguiente: “Este fue el primer periódico que se publicó en Mar del Plata. Lo hice yo para engendrar el progreso de la naciente estación balnearia.”

Debajo del título del primer ejemplar se lee: “SEMANARIO ILUSTRADO”, aparece en Mar del Plata, todos los domingos, durante la Estación Balnearia. Después de la fecha en el centro, como título, dice: NOVEDAD, AMENIDAD, PROGRESO. Año 1, número 1.

Figuran en la primera página los avisos siguientes: Confitería de José Pose, Dr. A. Camusso, Ramón Gómez (comisionista), Hotel del Progreso, Ing. Constructor D. D. Lamazaino, Fotografía del Puerto, de Galbiati y Valentini, Hotel Unión Vascongada, de Lorenzo Echeverría, al lado de la Confitería Pose (hoy es el Palacio Árabe), Eduardo Peralta Ramos venta de solares. Además un espacio de un cuarto de página que dice: Reservado para avisos.

En la segunda página bajo el título PARA TODOS, apareció un magnífico editorial que revela la preocupación dominante en el periodismo de esa época, de sugerir soluciones de interés general, siendo digno de destacar que en todos los números de EL BAÑISTA, se enfocan problemas locales, con gran acierto, además de brindar amplia información sobre distintas actividades del balneario.

En el centro de la segunda página, debajo del editorial, aparece un grabado de la Estación de Ferrocarril (que es la misma de hoy) y otro comentario sobre el VALOR DE LA TIERRA, afirmando que en 1886, podían adquirirse hectáreas centrales por tres o cuatro mil pesos.

EL ECO:

El señor Casildo Villar, oriundo de la ciudad de Melo (República Oriental del Uruguay), radicado entonces en el pueblo de Mar del Plata, fundó el 9 de julio de 1889, “EL ECO”, segundo diario de Mar del Plata, ejerciendo la dirección y actuando al frente de la administración, el señor Eduardo García Henares, vinculado durante muchos años a empresas periodísticas locales.

Casildo Villar, que había nacido el 25 de mayo de 1856, se expatrió voluntariamente por cuestiones de familia y de política y desarrolló intensa actividad periodística, tanto en Mar del Plata como en Tres Arroyos y en Dolores, donde falleció trágicamente el 7 de junio de 1927.

En el primer número de “El Bañista”, los hoteles mencionados son los siguientes: Grand Hotel Nacional, de Josefa H. de Calvo; Hotel Bristol; S.A. Hotel del Progreso, de Miguel Urrutia; Hotel de la Amistad, de Pedro Urrutia; Hotel Unión Vascongada, de Lorenzo Echeverría; Hotel del Globo, de Hilaria Calvo; Hotel Alemán, de Augusto Cilander; Hotel de Roma, de Fortunato Pierini y entre otros, varias fondas.

Casildo Villar venía actuando brillantemente al frente de “El Eco” y el Intendente Municipal Fortunato de la Plaza, le ofreció el cargo de Inspector Municipal. Ya en ejercicio de esas funciones, elevó una docena de denuncias sobre otras tantas irregularidades. La primera el 4 de octubre de 1890, denunciando que existían dos lagunas frente a la cancha de Celecia. La documentación de infracciones continuó durante dos meses, pero como algunas de ellas no fueron tomadas en consideración, el 23 de diciembre de 1890, Casildo Villar presenta la renuncia al jefe del municipio, en la cual decía: “Varias han sido las denuncias presentadas…,algunas han sido tomadas en consideración…,se han impartido órdenes a la policía que no han sido atendidas…, y cuando acepté el cargo de Inspector, prometí desempeñarlo con dignidad y para que jamás se dudara de mis buenos deseos, hasta renuncié a la dirección del periódico “El Eco”. Hoy mi conciencia me indica, el puesto que abandoné, a él vuelvo con el noble propósito de defender la causa del pueblo…, por tal motivo, presento a Ud. mi renuncia, en carácter de indeclinable, del cargo de Inspector…

Casildo Villar completó ese gesto, donando el sueldo de los dos meses trabajados en la Inspección Municipal, a la Sociedad de Beneficencia de Socorro de los Pobres, que presidía la Sra. Inés M. de Adrán. Todo es dignidad en el periodista, por eso el 24 de agosto de 1890, recibió una nota suscripta por los Sres. César Gascón, Ovidio Zubiaurre y Pedro S. Noguéz, constituidos en comisión provisoria para habilitar un Comité político, que debía responder a los grandes principios de la UNION CÍVICA, proclamados en Buenos Aires e invitando a Casildo Villar a la reunión que habían convocado para el domingo 31 de agosto de 1890, a las 14 horas, en el Hotel Progreso.

La contestación, que aparece publicada en el nº 56 de “El Eco” del 31 de agosto de 1890, está fechada el día 26 y dice textualmente: “Como periodista he defendido y defenderé siempre con toda la energía de mi alma, los preciosos principios proclamados por la Unión Cívica, porque ellos son la conquista más hermosa de los pueblos libres”.

EL PUEBLO:

Leopoldo Méndez, fue el fundador y director de “El Pueblo”, el 28 de julio de 1890. Éste fue el tercer diario de Mar del Plata.

El 27 de abril de 1887, Méndez -ya periodista- se trasladó de Ranchos a Mar del Plata con su familia, actuando de Secretario de la Municipalidad. El 1 de marzo de 1888, renunció a ese cargo dando cuenta, en nota al Intendente, que había sido nombrado por el Superior Gobierno de la Nación, “Receptor de Rentas”, en el pueblo de Mar del Plata.

Al margen de sus actividades fundó una banda de música, que practicaba en un salón de las hoy Av. Luro y La Rioja, donde estableció posteriormente una imprenta. Su plan de labor en el periodismo, lo reflejan algunos de los conceptos del editorial del primer número: “El Pueblo”, será el órgano genuino de los intereses bien entendidos de la localidad y como debe su fundación al concurso de varios vecinos, surge a la arena periodística, con el firme y muy decidido propósito de abogar, por todos los medios a su alcance, por el adelanto y engrandecimiento de Mar del Plata…, la verdad será la bandera que guíe nuestra conducta…, no transigirá de modo alguno con la injusticia que dañe las prerrogativas que a todos otorgan las benéficas leyes de nuestra sacrosanta Constitución…”

La administración del diario El Pueblo, estaba habilitada en Bv. América (hoy Av.Luro) esquina 71 (hoy La Rioja). El periódico “El Pueblo”, apareció con cuatro páginas formato grande, dedicando las tres primeras páginas a información y la última a avisos. Entre los avisos del primer ejemplar figuraban: “El Censor” diario de la mañana, fundado por el General D. Domingo Faustino Sarmiento. Imprenta y Administración de la Capital Federal. Se reciben suscripciones y avisos. “Botica y Droguería del Puerto”, en Bv. América atendida por su dueño Antonio Valentini, químico y farmacéutico recibido en Italia y Buenos Aires, teléfono nº 21. Llamador eléctrico en los portones principales de la casa para el servicio nocturno.

Leopoldo Méndez fue padre de la que años después, fuera la destacada educacionista Adelina Méndez Funes de Millán, uno de los pilares de la cultura marplatense, como Directora de la Escuela nº 1 y en otros establecimientos educacionales de la zona.

EL MARPLATENSE:

Sin ser periodista, Eduardo García Henares, actuó de gerente en el periódico “El Eco” desarrollando positiva labor y cuando en enero de 1891, desapareció por un tiempo ese periódico, fundó “El Marplatense”. Fue el cuarto periódico de Mar del Plata y su primer ejemplar salió publicado el 25 de enero de 1891.

En su titulado Programa se lee: “Al presentarnos por primera vez en el campo periodístico, lo hacemos completamente desligados de todo compromiso con los partidos políticos militantes en la República. Amantes de la libertad y el progreso, seremos imparciales y justos en nuestras apreciaciones, procurando que la intransigencia no perturbe la paz y la armonía que deben reinar en el vecindario, concretándonos a deslizar nuestra torpe pluma en defensa de los intereses locales de este floreciente pueblo. Es costumbre ofrecer mucho en los programas, así como también no cumplir nada. El tiempo se encargará de demostrar si nuestra pluma responde al objeto que nos proponemos”.

Eduardo García Henares, cumplió ampliamente su digno programa periodístico, promoviendo ideas tendientes a crear nuevas y mejores formas de vida social, con plena fe en la eficacia de la misión de cultura de la prensa.

García Henares fue también gerente de “La Libertad”, bisemanario político, noticioso y órgano de la Unión Cívica Nacional, que apareció en septiembre de 1893 y estuvo vinculado a “El Progreso” cuando era propietario de ese importante diario local, el señor Justo Vides.

LA LIBERTAD:

En septiembre de 1893, se fundó “La Libertad”. No fue exactamente un periódico sino un bisemanario político, noticioso y órgano genuino de la Unión Cívica Nacional. Aparecía los jueves y los domingos, bajo la dirección de Fructuoso García y actuando como gerente, Eduardo García Henares. La administración funcionaba en la imprenta “La Esperanza”, que estaba situada en la calle 3 nº 214.

En el primer número se publicaba la nómina del Comité de la Unión Cívica Nacional del poblado y la del Comité Popular, integrado este último, entre otros, por los presidentes honorarios, señores Emiliano Baldez, Martín Errecaborde y Dr. José Luro. Como vicepresidentes honorarios, vice 1º, Francisco Beltrami; vice 2º, Domingo Heguilor; tesorero, Dr. Alberto Cesarani; protesorero, José Cadrá; secretario 1º, Fructuoso García; secretario 2º, Eduardo García Henares y numerosos vocales, entre los que se encontraban, Daniel Dickman, Manuel G. Canata, José María Islas, Domingo Batán, Juan Frontini, Ignacio A. Urrutia, Bartolomé Musante, Benigno Bañuelos, Antonio Valentini, Pedro Mugaburu y otros vecinos, quienes se reunían todos los domingos, a las 16 hs. en su local de Bv. Colón nº 380 (hoy Av. Luro).

EL PROGRESO:

El señor Justo Vides, fue propietario del diario “El Progreso”, importante diario local y del cual, no se posee información adecuada y certera………EN REDACCIÓN…////

EL CÍVICO:

El 9 de noviembre de 1893, apareció el primer ejemplar de “El Cívico”. Aparecía los jueves y domingos y tenía como lema: “Periódico defensor de los intereses locales”. Su administrador fue el señor Segundo Betta, quien ejerció igual cargo en “El Eco”, en su segunda época, Año III, en 1893. Tenía su administración e imprenta en la Av. Colón (hoy Av. Luro) frente a la Casa Municipal. Al señor Segundo Betta, le sucedió en la administración, Lucio Pascarelli.

El programa fue expuesto en el primer número y decía así: “El título de nuestro periódico es el mejor programa. Formando nuestra redacción los hombres que estuvieron últimamente encargados de “El Eco” continuaremos la propaganda en pro de los buenos principios, con la misma o mayor energía…, sepan quienes pueden salvar al pueblo y quienes lo han conducido a la grave situación política y económica por la que atravesamos…

Se afirmaba que se coincidía con el credo político de la Unión Cívica Nacional y en la primera columna de “El Cívico”, Año I, Número I, figuraba la constitución de esa agrupación de la que era presidente honorario, el Teniente General Mitre, integrándola: Delegados titulares, Félix Bernal y Dr. Guillermo Udaondo; delegados suplentes, Dr. Carlos J. Salas y Carlos Castro Sumbland. Presidente, Félix U. Camet; Vice, escribano Julio César Gascón; tesorero, Domingo Heguilor; protesorero, Guillermo Alchourrón; secretario, Fructuoso D. García; prosecretario, Ramón de la Llosa y vocales, Julio P. Celesia, Manuel Martínez, Claudio Degreff, Andrés Mac Gaul, Cornelio J. Viera, Manuel Islas, José M. Isalas, Rosa Quiroga, Juan Bailac, Pedro Solar, Juan B. Saffouret y Pablo Berlandi. Todos eran la crema nata del conservadorismo marplatense.

LA VERDAD:

El semanario “La Verdad”, continuó a la publicación de “El Cívico”. Fue editado por Alfredo Martínez Bayá, de larga actuación en Mar del Plata, quien por el año 1904, constituyó una Sociedad Cooperativa para la habilitación de líneas telefónicas en la zona, organizando la Compañía Marplatense, que tendió las instalaciones para líneas locales y un ramal al pueblo de Balcarce…..EN REDACCIÓN…////

LA CAPITAL:

El señor Victorio Tetamanti, fundó el 25 de mayo de 1905, el diario “La Capital”. Victorio Tetamanti, era una figura respetable en la zona. Conocía los hombres, pensamientos, actitudes y participaba de una determinada idea política. Por de pronto, apoyó desde 1903 al Intendente Miguel Alfredo Martínez de Hoz, particular amigo un poco observado por “ausentista”, ya que cierto sector, no veía bien que gobernara aquí y viviera en Buenos Aires. Ya en el año 1917, el diario ocupaba el edificio ubicado en la calle San Martín entre Santiago del Estero y Santa Fe, luego se trasladó al inmueble ubicado en San Luis 1864 y a la fecha, el edificio de La Capital de 3.500 m2 de superficie cubierta, se encuentra ubicado en la manzana delimitada por las calles, Av. Champagnat, M. Acosta, Alberti y Gazcón

A partir del año 1905, el primer director fue el Dr. Ricardo E. Davel, que luego se retiró para dedicarse a la actividad política. Por lo tanto, Victorio Tetamanti contrató a un periodista de Buenos Aires para ocupar el cargo de segundo director, Fernando Parissé. Éste no tarda mucho en renunciar, siendo sustituido por Eduardo Vanney López (tercer director), quien poco después se retira de la ciudad por una seria enfermedad. Vanney López, es reemplazado por Eduardo P. Iramain (cuarto director), también de Buenos Aires. Una vez retirado Iramain, lo sustituye Francisco Rodríguez Etcheto (quinto director), quien había entrado al diario siendo aún un estudiante.

Es de remarcar, que el ya entonces Dr. Rodríguez Etcheto en sociedad con Manuel Castany -que figuraba ya como administrador- compran en el año 1914, el título y la imprenta de “La Capital”. La guerra mundial desatada en agosto de 1914, acarreó una profunda crisis económica. Debido a esta crisis económica, el diario y el taller vuelven a su primitivo dueño, Victorio Tetamanti, pues los compradores no pudieron hacer frente al pago pactado. No obstante, el Dr. Rodríguez Etcheto continuó como director hasta el año 1917. Lo reemplazó Ernesto P. Piot (sexto director). La muerte voluntaria de Ernesto P. Piot, hace que Antonio Varela, quien en redacción firmaba sus artículos con el nombre de “Elan Ravel”, ocupara el cargo de séptimo director, pero renuncia al cargo en el año 1921.

En su reemplazo, se hizo cargo de la octava dirección, el hijo mayor del fundador, Juan Manuel Tetamanti quien en el año 1923, cede la dirección a Edgardo J. Arata (noveno director).

En el año 1931, se hace cargo de la dirección el señor Tomás Steganini, quien fallece el 25 de septiembre de 1961, habiendo ocupado durante 30 años la dirección del diario. Por ello, la dirección del diario recae en Agustín Rodríguez hasta el año 1963. Ocupa luego la dirección el señor Manuel de Llano, quien ocupa el cargo hasta el 28 de diciembre de 1966, oportunidad en que la justicia ordinaria de los Tribunales de Mar del Plata y como consecuencia de un problema de índole sucesorio, pone en funciones como interventor judicial, al contador Edgard Eddie Ruberto. Este profesional se hace cargo de la conducción del diario y nombra entonces al periodista Agustín Rodríguez, como director, quien de este modo retorna a su antiguo cargo.

Concluida la circunstancia judicial que motivara la intervención del diario, a mediados del año 1974 asume la dirección el Dr. Ernesto Llan de Rosos, quedando la administración de la empresa a cargo de Tomás Rafael Steganini, Edgard Eddie Ruberto y Héctor P. Goity. El Dr. Ernesto Llan de Rosos seguía en el año 1980, como director del diario La Capital.

Todos los diarios locales tuvieron una considerable importancia entre los grupos de presión. Cuando se fundó “La Capital” en 1905, su dueño Victorio Tetamanti estaba vinculado al campo y a la política. Uno de sus proyectos era que Mar del Plata se convirtiera en la capital de la provincia. En este sentido las páginas de su diario, así lo reflejaban. Además, el señor Tetamanti sostenía que su diario debía ser “independiente” y por lo tanto estar al servicio de la comunidad. Sin embargo, la mayoría de sus colaboradores por esos tiempos, pertenecían a algún partido político, como Tomás Steganini, que era demócrata progresista pero como en la ciudad no existía ese partido, estaba estrechamente ligado al conservadorismo de Martínez de Hoz. Arata era radical. También un socialista escribió en sus páginas, Rufino Inda e incluso, entre 1917 y 1921, Antonio Varela que había trabajado en el periódico anarquista “La Protesta”, fue director del diario La Capital.

Sin embargo, este diario colaboró con las gestiones de los gobiernos municipales, pero más especialmente con los gobiernos conservadores y los Comisionados y es el que ha sobrevivido por más largo tiempo a los avatares políticos.

EL TRABAJO:

Otro periódico de la ciudad fue “El Trabajo”, fundado el 7 de diciembre de 1915, por el Partido Socialista. Entre sus propósitos estaban los de informar a la ciudad de lo que acontecía, según la óptica socialista y promover la organización del movimiento obrero.

Entre sus tareas se mencionaban la educación de los trabajadores en lo referente a la ciudadanía y concientizar la población para que expresase su opinión en los actos electorales. Además se caracterizó por denunciar la mala administración de los diferentes gobiernos municipales y realizar una campaña activa en contra de los Comisionados designados por la Provincia y ajenos a Mar del Plata.

Durante el transcurso de su vida tuvo que enfrentar diversos problemas: desde la falta de recursos para continuar la emisión, como retaceos en la entrega del papel para imprimir, amenazas, atentados e incluso clausuras. Este diario continuó con su labor hasta que en el año 1974, tuvo que detener sus rotativas por problemas económicos. A pesar del esfuerzo de sus dueños y colaboradores, El Trabajo no pudo continuar su esforzada labor……EN REDACCIÓN…/////


EL ATLÁNTICO:

El otro diario local que circula actualmente, es “El Atlántico”. Fue fundado en el año 1938. Desde su comienzo, estuvo dirigido a la gente de menos recursos, por lo que el precio del ejemplar solía ser menor a los demás diarios.

Sus páginas dieron prioridad a las noticias policiales, deportivas y a los clasificados. Con grandes esfuerzos económicos sigue circulando, conservando la atención de estos sectores sociales. El edificio donde funciona su administración, dirección y rotativas, se encuentra ubicado en la calle Bolívar 2975……EN REDACCIÓN..///

LA MAÑANA:

Este periódico tenía su edificio en la calle San Luis entre Av. Luro y San Martín….,.EN REDACCIÓN..///

Anuncios
No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: