Saltar al contenido

La despedida de Alfonsina Storni, de puño y letra

24 mayo, 2010

Un valioso documento

La despedida de Alfonsina Storni, de puño y letra
Con letra inquieta, temblorosa, imprecisa, Alfonsina Storni escribe una carta muy corta, acaso una de las últimas, a su amigo y maestro, el novelista Manuel Gálvez. Esta es la historia.

Con tinta clara, encabeza la esquela afirmando “Estoy muy mal”, y pocas líneas más abajo concluye con un “Gracias, adiós. No me olviden”, poco antes de un final abrupto: “No puedo seguir escribiendo”. Su letra parece tener la facultad de decir más del estado de la poeta que sus propias palabras. Revuelta en un papel amarillento que conserva los surcos de los pliegues en los que la dobló y envió, la letra desnuda sin remedio la angustia de Alfonsina y, claro, conmueve.

Alfonsina Storni murió en Mar del Plata la madrugada del 25 de octubre de 1938. Había llegada a la ciudad costera dos días antes. La leyenda cuenta que la poeta se internó en el mar, se alejó, se fue. En la mañana del 25 su cuerpo fue encontrado en la playa. Esa misma tarde los diarios dieron la noticia: “Ha muerto trágicamente Alfonsina Storni, gran poetisa de América”.

Manuel Galvez, asistió a su entierro, junto a otros tantos escritores y artistas como Ricardo Rojas, Enrique Banchs, Arturo Capdevila, Baldomero Fernández Moreno, Oliverio Girondo, Eduardo Mallea y Leopoldo Marechal,

La poeta había sido una de las fundadoras de la Sociedad Argentina de Escritores, la misma en la que ahora apareció su carta. Y apareció además un manuscrito del poema “Barrancas del Plata en Colonia” que había escrito a principios de 1938, en Colonia, Uruguay.

“Redobles verdes de tambor los sapos/ y altos los candelabros mortecinos/ de los cardos me escoltan/ con el agua que un sol esmerilado carga al hombro”, dicen los primeros versos de ese poema que la misma Alfonsina, contó poco después, escribió “la tarde de llegada a esa tierra amiga”. “Corrí a mi alojamiento buscando un lápiz, el viento me llevó el sombrero, cuando subí a la terraza donde daba mi habitación cielo y río eran un desborde dorado”, explicó en una lectura posterior del poema, que en el manuscrito escribe con letra redonda y clara.

Tras años de silencio y oscuridad, Alfonsina Storni vuelve a asomarse viva, inquieta, dolida tras esa carta, a un costado de su poesía, entre los papeles hallados en el sótano de la “Casa Leopoldo Lugones” de la Sade. Papeles que revelarán todo su valor tras un estudio exhaustivo.

Fuente:

Clarín 30/9/09
Informacion Adicional:

“Cartas y poemas de grandes autores, salvados de ir a la basura” – En Clarín del 30 de septiembre de 2009.
Fuente: Dias de Historia

Anuncios
No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: