Saltar al contenido

Cuando llega la sombra…

26 mayo, 2010

Piden cambios en los indicadores de algunas zonas para favorecer inversiones inmobiliarias

La Uocra, el Centro y la Cámara de Constructores piden cambios en las ordenanzas para favorecer el desarrollo de proyectos inmobiliarios en La Perla, Punta Mogotes, Alem y el Puerto. Aseguran que existen inversores con proyectos concretos para estas zonas, en las que existen restricciones para edificar edificios o grandes superficies.

07.06.07

El sostenido crecimiento que continúa experimentando la industria de la construcción está alimentando los pedidos para que sean modificados los indicadores urbanísticos de algunos sectores de la ciudad, que despiertan un creciente interés en los inversores. Esta semana la Unión de Obreros de la Construcción les adelantó a algunos concejales su intención de que el Código de Ordenamiento Territorial (C.O.T) sea revisado de manera íntegra para permitir que se realicen obras de envergadura en lugares donde en la actualidad existen restricciones.
“El código está desactualizado; es una legislación de otra época que debe ser modernizada”, le dijo a LA CAPITAL el secretario general del gremio, César Trujillo.
Según explicó, actualmente hay “muchos interesados” en desarrollar edificios, hoteles, oficinas y centros comerciales en lugares en los que el C.O.T es sumamente restrictivo, e impide la construcción en altura o de grandes superficies. “En este momento hay muchas posibilidades y personas con dinero dispuestas a invertir, pero si en Mar del Plata no se facilitan las cosas estas oportunidades se van a perder porque van a llevarse sus proyectos a otras ciudades”, advirtió Trujillo.
Según el titular de la Uocra local, existen zonas con un “gran potencial” que desde hace tiempo están en la mira de los empresarios. Los sectores más atractivos son La Perla, Punta Mogotes, la calle Alem y la avenida Juan B. Justo, entre Martínez de Hoz y Edison. Pero “los proyectos que existen para estos lugares se encuentran trabados porque los indicadores obstaculizan todo”, aseguró.
Trujillo se mostró consciente de que intentar modificar el C.O.T puede dar lugar a una polémica con los vecinos y algunos sectores dispuestos a resistir los cambios.
Pero aseguró que tanto la Uocra como la Cámara de la Construcción y el Centro de Constructores cuentan con argumentos válidos y convincentes para poner sobre la mesa.
Por lo pronto, estas tres instituciones presentarán sus propuestas el martes en la comisión de obras del Concejo Deliberante.
“Hace tiempo que venimos trabajando en esto y un grupo de ingenieros va a exponer estas ideas. La intención es mostrarles a los concejales la necesidad de crear una legislación acorde a los tiempos”, sostuvo.
Según datos oficiales, en estos momentos en Mar del Plata se construyen en promedio unos 200 mil metros cuadrados por año, cifra que aún está bastante alejada de los 700 mil metros cuadrados que eran edificados durante los años ’60 y ’70, cuando la construcción atravesó por su época de gloria en la ciudad.
“Todavía hay mucho margen para crecer y llegar al menos a unos 400 mil metros cuadrados anuales, con los que garantizaríamos una ocupación plena y permanente en nuestro gremio”, señaló Trujillo.
Entre los proyectos en danza que podrían garantizar una intensa actividad para el gremio durante los próximos años, figura la construcción de un complejo de edificios en Juan B. Justo y Edison, sobre la manzana donde funcionaba el Súper Domo.
A pesar de que en la actualidad ese sector se encuentre en un estado de total abandono, hay quienes reconocen sus potencialidades ya que se encuentra frente al golf y posee una vista panorámica excepcional de Playa Grande y el puerto.
La calle Alem, entre las avenidas Juan B. Justo y Paso, también es un sector atractivo, donde al margen de las torres que están en plena etapa de obra, existen proyectos para edificar otras tres propiedades horizontales a partir de los próximos meses (ver aparte).
Según Trujillo, Punta Mogotes también aparece como una zona interesante para levantar torres con vista al mar, sin generar conos de sombra sobre la playa. Pero en este caso el C.O.T también surge como un obstáculo.
La semana pasada el intendente Daniel Katz vetó una controvertida ordenanza que modificaba los indicadores urbanísticos de ocho manzanas del barrio La Perla, en la que se admitía la construcción de edificios de altura.
El jefe comunal decidió dar marcha atrás con esa disposición a causa del rechazo de los vecinos, pero al mismo tiempo pidió que la iniciativa sea reconsiderada y consensuada para ponerla en práctica más adelante. “Nosotros lamentamos que lo de La Perla no se haya aplicado, porque en definitiva iba a permitir que se construyeran edificios de cuatro pisos y eso no le hace daño a nadie y nos iba a dar trabajo. En este caso también tenemos ideas para aportar y esperamos que los indicadores de ese barrio también se cambien para favorecer a la zona”, argumentó Trujillo.

Fuente: Diario LA CAPITAL

Anuncios
No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: