Saltar al contenido

Mar del Plata le dice adiós a Willy Wullich

1 septiembre, 2010

Teatro Colón
January 26th, 2006 by Opinorama Leave a reply »

Tratar con la historia no escrita del teatro implica remontarnos a la historia misma de la humanidad ya que, en su esencia, ese conglomerado de acciones humanas que los antiguos griegos codificaron como teatro, no pertenece a ninguna raza, período o cultura en particular. Antes bien, es una forma de lenguaje por medio del cual, originalmente, el mundo fenoménico es imitado y celebrado. Esta forma de lenguaje, que subyace inequívocamente en lo más profundo del rito, ha sido un patrimonio común a todos los hombres -si bien con diferencias de grado- desde que el hombre existe. El brujo que imita un ciervo, en una escena pintada sobre la pared de la caverna, y el actor de Broadway que imita a Sir Winston Churchill, tal como aparece en una cartelera, tiene un lazo común a pesar de los veinte mil años que lo separan.

Necesariamente, no es nuestro propósito desarrollar una historia del teatro, para lo cual obviamente no estamos capacitados, además, si estuviéramos en condiciones de hacerlo, abarcaría la misma varios volúmenes y a su vez exigiría la amplia colaboración de expertos en una serie de materias como la literatura, la historia y la arqueología, la psicología, la sociología, la antropología y la religión, entre otras. El propósito de este artículo, por ende, es solamente el de reflexionar sobre el teatro, en una visión local, mostrando, de un modo somero, la forma en que el mismo -uno de los índices más sensibles del desarrollo cultural del hombre- altera sus formas, se desarrolla, entra en crisis y redescubre sus fuentes, pasando lentamente a formar parte como importante eslabón de esa fuerte cadena imaginaria que lucha, a efectos de traccionar hacia una Mar del Plata, grande y poderosa que sin duda puede ser.
Si hacemos un repaso sobre la historia y desarrollo de nuestra ciudad capital, Buenos Aires, no podemos imaginarla sin su actual teatro Colón, icono mundial para la expresión del arte, o del imponente complejo Gral. San Martín, pero a su vez sabemos que oportunamente en las postrimerías de la gran urbe hubo un teatro de “La Ranchería”. Tampoco nuestra memoria visual puede omitir a la ciudad de La Plata, sin su recordado Teatro Argentino, una de las obras arquitectónicas mas exquisitas en su tipo, y desplazándonos en ese imaginario recorrido al sur de la Provincia, mas precisamente a Bahía Blanca, tomamos conocimiento de la inauguración de un espectacular teatro municipal, el 9 de agosto de 1913, nada menos que ofreciendo Aída de Giussepi Verdi.
Es así que la geografía urbana de las principales ciudades del primer estado argentino, poseen su propio teatro público, dando muestra de un estado no ausente en esa faceta cultural.
El director del Colón en plena tarea
El director del Colón en plena tarea

El teatro como otras tantas actividades insertas en el componente cultural de una sociedad, muestra amalgamas necesarias en el contexto global de un pueblo, en ese sentido decimos que la actividad debería ser seriamente promocionada, aún desde las administraciones municipales, ya que el arte escénico, el trabajo de las orquestas, forma un indisoluble componente cultural al cual debería tener acceso mayor cantidad de integrantes del pueblo, que el número que hoy puede hacerlo. Sabemos de las urgencias que la tarea política tiene en forma constante en su amplio espectro de prioridades, no obstante lo nuestro es una visión que no abandonaremos, pues la pobreza, la marginación seguirán acompañándonos mucho tiempo, y sería también una irresponsabilidad que por esas circunstancias, se dejaran de lado políticas de apoyo al trabajo cultural.
Haciendo un brevísimo pantallazo de la historia de nuestra sala local, insertamos parte de un sitio disponible en la web, y el cual habla sobre el origen y desarrollo del Teatro, que como muchos otros emprendimientos, se lo debemos a los inmigrantes que hicieron grande esta ciudad.

Pocas veces iniciativas institucionales en nuestra ciudad han dejado una permanente impronta cultural y arquitectónica, como lo es el TEATRO COLON. En este sentido debemos destacar la obra realizada por la Sociedad Española de Socorros Mutuos. Esta entidad se fundó el 15 de octubre de 1882 por iniciativa del señor Manuel Martínez al que acompañaban en el emprendimiento otros prestigiosos residentes en la entonces muy joven ciudad.

Hay toda una historia previa al Teatro Colón que conocemos hoy lindero al Palacio Municipal. Tiene inicios con la fundación misma del entonces Puerto de la Laguna de los Padres, allá por la década de 1870.
Las inquietudes artísticas vinieron en los corazones de los primeros pioneros, en aquellos osados inmigrantes, desde las tierras vascas, gallegas, castellanas, navarras… Así una primera sala de espectáculos funcionó precariamente en un caserío situado en la calle Rivadavia entre Córdoba y San Luis, en donde se representaban comedias y danzas tradicionales. Después, en una fecha no precisada, se construyó una edificación en madera que se llamaba “El Pabellón”, situado sobre la playa Bristol, que se encontraba a su vez muy cerca del recordado Club Mar del Plata construido posteriormente. Un vecino, Don Ulderico Carnaghi, tenía a su cargo la representación escénica de cuadros dramáticos y costumbristas. A este escenario lo va a reemplazar el Teatro Colón, en sus dos versiones, ya no en la playa sino sobre la plaza cívica, Plaza América entonces, hoy San Martín.

El municipio de Gral. Pueyrredón tiene en alquiler la Sala que actualmente pertenece al Club Español como sede del Teatro Municipal y organismos artísticos, tales como la prestigiosa Orquesta Sinfónica Municipal, la Banda. Municipal, La reconocida Orquesta de Tango dirigida por el maestro Julio Dávila, los Quintetos de Piano y Cuerdas y de Vientos, etc.
El Municipio debió sortear entre otros muchos compromisos, en la que podemos considerar como la peor crisis de la historia contemporánea, el pago del alquiler de la Sala del Teatro Colón. En efecto, a punto estuvo en un momento del 2001, de abandonar ese sito de expresión del arte, refugio no sólo de artistas locales sino de un público ávido de presenciar espectáculos de jerarquía. Afortunadamente ese tiempo pasó y hoy-seguramente para los tiempos- tenemos al Teatro Colón,-aunque no de propiedad del estado municipal- que desde hace más de 8 años bajo la dirección de una persona con sobradas dotes profesionales y una gran sensibilidad humana, como es Willy Wullich, sobre el cual podemos decir hace ya tiempo forma parte de los lujos y grandes afectos humanos que los marplatenses podemos darnos; hombre de vasta experiencia en el campo de las representaciones profesionales en el arte escénico. Willy, se ha preocupado por insistir en la puesta en escena, durante las tres últimas temporadas, de espectáculos llevados a cabo por elencos marplatenses, así, merced a esa política con fuerte acento local, artistas de Mar del Plata pueden exponer su arte que es de gran calidad, al igual que los cuerpos musicales estables del Municipio, en momentos que todos sabemos, los empresarios teatrales de Bs As., fundamentalmente, pugnan por un lugar donde montar sus desarrollos teatrales de temporada. En este aspecto es importante destacar que cuando no alcanzan las salas en Mar del Plata para una oferta que no viene al caso subjetivarla, los artistas marplatenses no se ven relegados por explosiva que pueda ser la temporada, y pueden hacer conocer a turistas y vecinos, lo variado y bueno de nuestro arte local, agregando que el costo a dichos espectáculos es accesible para una amplia franja de nuestra sociedad.
Es por ello que desde este sitio hemos querido hacer mención de la especial labor que lleva a cabo la Dirección del Teatro Colón, dependiente de la Subsecretaría de Cultura Municipal, alentándolos para que en el futuro insistan en esta acertada política, que sin duda los marplatenses agradeceremos en forma permanente.

Asi eran sus dias…
January 26th, 2006 by Opinorama

Un sector del despacho de Willy

Fuentes: Enrique Serra
Opinorama

Notas relacionadas con su historia:
mdphoy.com / / Espectáculos

Es una “desconsideración” querer jubilar a Willy Wullich

Así lo señaló el concejal radical Fernando Rizzi. El edil calificó además a esto como una “muy mala idea”. Además indicó que el apoyo “es unánime, a quien convirtió al Teatro Colón en el punto de encuentro de la ciudadanía”.
Publicado: 13.11.2009 13:58

Según trascendió en las últimas horas, se estaría impulsando la jubilación “de oficio” del director del Teatro Colón, Willy Wullich, hecho que fue calificado como una “muy mala idea” y una “desconsideración a los marplatenses” de parte del concejal de la UCR Fernando Rizzi.

Según manifestó el edil a través de un comunicado, los marplatenses “apoyan con fervor la trascendente gestión que desde hace más de 10 años, Wullich lleva adelante en nuestro teatro municipal”. Y destacó el hecho de que se lo intime a jubilarse: “que una persona pueda solicitar el beneficio, es una cosa, pero que se lo intime a jubilarse, es otra”.

Para Rizzi “si bien nadie es indispensable” estima que “el afecto que Willy se ganó por la tarea realmente revolucionaria que realizó y sigue realizando en el Colón, hace que sea muy mala idea pensar en desprenderse de él por el simple hecho de que reúne los requisitos para jubilarse”.

En el comunicado, el concejal radical destacó que el apoyo “es unánime, a quien convirtió al Teatro Colón en el punto de encuentro de la ciudadanía, en el coliseo con actividades permanentes, y por sobre todo, en el lugar donde todas las expresiones locales del arte tienen su escenario abierto”.

Por último, consideró que esta situación “debe haber resultado un desliz, poco dichoso, y que realmente no se está pensando en prescindir de su valioso servicio a la comunidad” y sobre todo “para una gestión municipal que tiene tantas dificultades para encontrar personas adecuadas para sus equipos de gobierno”.

24/08/2010, Locales

Una multitud de marplatenses ovacionó a Willy Wullich en su merecido reconocimiento en el Concejo Deliberante

Una multitud de marplatenses ovacionó a Willy Wullich en su merecido reconocimiento en el Concejo Deliberante
En virtud de su extensa y fructífera trayectoria propiciando y difundiendo la cultura local, Willy Wullich, el Director del Teatro Colón de Mar del Plata, fue reconocido en el Honorable Concejo Deliberante de la Municipalidad de General Pueyrredón. Con una gran ovación en el colmado recinto de sesiones, Willy fue sorprendido por la presencia de su madre. La emoción de este merecido reconocimiento fue la protagonista.

Guillermo Eduardo Wullich se instaló en Mar del Plata con la premisa de “hacedor cultural”, hizo del teatro su casa y abrió las puertas tratando de enriquecer y ser enriquecido en el horizonte simbólico de la comunidad, intentando modestamente construir un modelo de y para los marplatenses. Tras 13 años de esfuerzo, trabajo y dedicación el Teatro Colón se convirtió en el emblema cultural de esta ciudad.

Con una gran ovación en el colmado recinto de sesiones Willy wullich agradeció la distinción con una profunda emoción.

Conjuntamente, el Presidente del Concejo Deliberante, Marcelo Artime, el Secretario de Gobierno, Ariel Ciano, el Secretario de Cultura, Carlos Rodríguez, la locutora Perla Carlino, y el jefe del Gabinete Social del Instituto Cultural del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, Nino Ramella, encabezaron el acto que impulsó el Concejal Eduardo Abud.

Con una vasta y significativa asistencia de artistas, músicos, autoridades municipales, ediles, y allegados al Director del Teatro Colon, concurrieron al acto, el Obispo, Alberto Puiggari, el sacerdote Hugo Segovia, el periodista Vicente Ciano, el licenciado Rodolfo Olivera, la folclorista Nora Abrego, y demás agrupaciones folclóricas y colectividades de esta ciudad.

El un clima de plena de emoción, el presidente del Concejo Deliberante ponderó la labor de Wullich. “No solo es un ejemplo de funcionario municipal, sino que es parte de nuestra identidad cultural. Porque con vigencia y permanencia logró hacer un formidable trabajo. Protege y administra al Teatro como su casa, pero él está convencido de que no lo es”, enfatizó Artime.

Por su parte, el concejal Eduardo Abud, destacó que “el Colon se ha convertido en un emblema de Mar del Plata, y gracias a Willy los marplatenses ganamos identidad cultural”.

Tras la locución del Secretario de Cultura, quien celebró “la simpleza de los auténticos grandes” y los recuerdos que realzó Ramella durante sus primeros encuentros con el Director del Teatro Colón, Raquel la madre de Wullich aguardaba , lejos de la vista de su hijo, en el recinto.

Fue entonces cuando jefe del Gabinete Social del Instituto Cultural, la presentó al final de su discurso. Con colmada emoción, la sorpresa para Willy no puedo haber sido mayor.

Finalmente, entre la aclamación y los extensos aplausos que le propició el público, el titular del teatro Colon recibió un pergamino en nombre de todos los ciudadanos que lo califican como “Ciudadano Ilustre de Mar del Plata”. A esta apreciación, la periodista Perla Carlina también se sumó argumentando “el enriquecimiento cultural que le otorgó a todas las expresiones artísticas desde su trabajo en el Colón”.

Finalmente, entre profundas muestras de cariño y reconocimiento, muchas salutaciones arribaron al palacio Comunal. Entre ellas se destacaron los mensajes de Julio Bocca y Lino Patalano.

Fuente:elretratodehoy

Anuncios
No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: