Saltar al contenido

¿Sabias que? “Halloween” Dio sus primeros pasos en MDQ…

31 octubre, 2010

¿Te gustan las emociones fuertes? ¿Quisieras vivir una experiencia escalofriante con la adrenalina al máximo? ¿Eres amante de las historias de terror?
Sabias que la primera experiencia se realizó en Mar del plata…

Pues entonces la noche de Halloween es el momento ideal para que disfrutes de una escapada tan divertida como terrorífica.

En 1986, en la ciudad de Mar de Plata (Buenos Aires – Argentina), se realizó la primera experiencia de un nuevo concepto de atracción/espectáculo basado en el terror.

“Halloween” deriva del inglés antiguo, “all hallow’s eve”, o Víspera Santa, pues se refiere a la noche del 31 de octubre, víspera de la Fiesta de Todos los Santos. La fantasía anglosajona, sin embargo, ha robado su sentido religioso para celebrar en su lugar la noche del terror, de las brujas y los fantasmas. Halloween marca un triste regreso al antiguo paganismo, tendencia que se ha propagado también entre los pueblos hispanos.

¿Cómo nace el Pasaje del Terror?

En 1986, en la ciudad de Mar de Plata (Buenos Aires – Argentina), se realizó la primera experiencia de un nuevo concepto de atracción/espectáculo basado en el terror, en el que el público, sin ningún tipo de protección, se convertían en víctimas-protagonistas que transitaban por un laberinto en el que estaban representados los personajes más importantes del cine y la
literatura del género del Terror.

Tras el enorme éxito de la experiencia, en 1988, se inaugura en la ciudad de Orlando, Florida, sobre una superficie de 4000 metros cuadrados, la versión internacional del Pasaje del Terror denominada: “Terror on Church Street”.

Los mismos creadores, un año después, montan en el que hasta entonces había sido el Restaurante Vasco del recinto Parque de Atracciones desde su apertura, una fiel réplica adaptada a la demanda del público español, el entonces llamado Pasaje del Terror, una visita sin límites.

En sus inicios se ocupaba una mínima parte, pero luego con el paso de los años llegó a ocupar la totalidad del edificio y hoy día ocupa también un edificio anexo de posterior construcción, llegando en la actualidad a los 1000 metros cuadrados de recorrido.

En sus primeros meses de representación, este espectáculo pasó casi desapercibido para la gran mayoría de público; pronto se corrió la voz de que en el Parque de Atracciones se había montado un espectáculo de terror, con personajes de carne y hueso, que provocaban desmayos, taquicardias, y momentos de histeria a los incautos visitantes que se atrevían a conocerlo. El éxito del espectáculo había comenzado. Así era El Pasaje del terror…

El Pasaje del Terror ha dado lugar ha diferentes leyendas, ya en sus orígenes, durante su construcción, los ruidos y apariciones que experimentaban los operarios provocaron que muchos de ellos abandonaran su trabajo y hoy en día entre los nuevos actores siempre se han suscitado comentarios y misterios ocultos sobre diferentes apariciones de un espíritu que habita dentro del Pasaje del Terror.

Todo lo que gira entorno al Pasaje del Terror siempre es peculiar, diferente y con un cierto matiz divertido, como su oficina de objetos perdidos. En sus instalaciones se han depositado en estos veinte años, desde miles de carteras, gafas y llaves hasta dentaduras postizas, pelucas y peluquines, un ojo de cristal… y una pierna ortopédica que nunca fue recuperada.

Personajes de la talla de Anthony Perkins, Tim Burton, Robert Englund (Freddy Krueger), entre otros muchos han sido uno de sus visitantes más ilustres, en sus viajes a Madrid.

Raíces paganas de Halloween

Ya desde el siglo VI antes de Cristo los celtas del norte de Europa celebraban el fin del año con la fiesta de Samhein (o La Samon), fiesta del sol que comenzaba la noche del 31 de octubre. Marcaba el fin del verano y de las cosechas. El colorido de los campos y el calor del sol desaparecían ante la llegada de los días de frío y oscuridad. Creían que aquella noche, el dios de la muerte permitía a los muertos volver a la tierra fomentando un ambiente de muerte y terror. La separación entre los vivos y los muertos se disolvía aquella noche y haciendo posible la comunicación entre unos y otros. Según la religión celta, las almas de algunos difuntos estaban atrapadas dentro de animales feroces y podían ser liberadas ofreciéndo a los dioses sacrificios de toda índole, incluso sacrificios humanos. Sin duda Samhein no es otro sino el mismo demonio que en todas las épocas busca implantar la cultura de la muerte.

Aquellos desafortunados también creían que esa noche los espíritus malignos, fantasmas y otros monstruos salían libremente para aterrorizar a los hombres. Para aplacarlos y protegerse se hacían grandes hogueras. Estas hogueras tuvieron su origen en rituales sagrados de la fiesta del sol. Otras formas de evitar el acoso de estos macabros personajes era preparándole alimentos, montando macabras escenografías y disfrazándose para tratar de asemejarse a ellos y así pasar desapercibidos a sus miradas amenazantes.

¿Cómo sabía aquella gente la apariencia de brujas, fantasmas y monstruos? Al no conocer al verdadero Dios vivían aterrorizados ante las fuerzas de la naturaleza y las realidades del sufrimiento y la muerte. De alguna forma buscaban desahogar aquella situación dándole expresión en toda clase de fantasías. Todo lo feo, lo monstruoso y lo amenazante que se puede imaginar en figuras de animales y seres humanos constituye la base para darle riendas libres a la imaginación del terror.

Mezcla con el cristianismo

Cuando los pueblos celtas se cristianizaron, no todos renunciaron a las costumbres paganas. Es decir, la conversión no fue completa. La coincidencia cronológica de la fiesta pagana con la fiesta cristiana de Todos los Santos y la de los difuntos, que es el día siguiente, hizo que algunos las mezclaran. En vez de recordar los buenos ejemplos de los santos y orar por los antepasados, se llenaban de miedo ante las antiguas supersticiones sobre la muerte y los difuntos.

Algunos inmigrantes irlandeses introdujeron Halloween en los Estados Unidos donde llegó a ser parte del folklore popular. Se le añadieron diversos elementos paganos tomados de los diferentes grupos de inmigrantes hasta llegar a incluir la creencia en brujas, fantasmas, duendes, drácula y monstruos de toda especie. Desde USA, Halloween se ha propagado por todo el mundo.

Algunas costumbres de Halloween

Trick or Treat

Los niños (y no tan niños) se disfrazan (es una verdadera competencia para hacer el disfraz más horrible y temerario) y van de casa en casa exigiendo «trick or treat» (truco o regalo). La idea es que si no se les da alguna golosina le harán alguna maldad al residente del lugar que visitan. Para algunos esto ha sido un gracioso juego de niños. Ultimamente esta práctica se ha convertido en algo peligroso tanto para los residentes (que pueden ser visitados por una ganga violenta), como para los que visitan (Hay residentes que reaccionan con violencia y han habido casos de golosinas envenenadas). En todo caso los comienzos de esta costumbre parece ser que se remonta a la persecución contra los católicos en Inglaterra cuando las residencias de los católicos eran presa de amenazas.

La Calabaza

Según una antigua leyenda irlandesa un hombre llamado Jack había sido muy malo y no podía entrar en el cielo. Tampoco podía ir al infierno porque le había jugado demasiados trucos al demonio. Tuvo por eso que permanecer en la tierra vagando por los caminos, con una linterna a cuesta. Esta linterna primitiva se hace vaciando un vegetal y poniéndole dentro un carbón encendido. Jack entonces se conocía como “Jack of the Lantern” (Jack de la Linterna) o, abreviado, Jack-o-‘Lantern. Para ahuyentar a Jack-o-‘Lantern, la gente supersticiosa ponía una linterna similar en la ventana o frente a la casa. Cuando la tradición se popularizó en USA, el vegetal con que se hace la linterna comenzó a ser una calabaza la cual es parte de las tradiciones supersticiosas de Halloween. Para producir un efecto tenebroso, la luz sale de la calabaza por agujeros en forma del rostro de una calavera o bruja.

Fiestas de Disfraces

Una fiesta de disfraces no es algo intrínsecamente malo. Pero sí hay que tener cuidado de que el disfraz no tape la conciencia del pudor, del respeto a lo sagrado y de la moral en general, lo cual suele ocurrir, sobre todo cuando se añade la bebida alcohólica.

Jesucristo es victorioso sobre el mal

La cultura moderna, jactándose de ser pragmática y científica, se aparta de Dios considerándolo un mito ya superado. Al mismo tiempo, para llenar el vacío del alma, el hombre de hoy retrocede cada vez más al absurdo de la superstición y del paganismo. Ha cambiado a Dios por el mismo demonio. Sin la fe, el hombre se arrastra hacia la necesidad de protegerse de fuerzas que no puede dominar. Vive con miedo le necesita expresarlo. Busca de alguna manera con sus ritos exorcizar las fuerzas superiores.

No es de extrañar entonces que vivamos en una cultura de la muerte en la que millones de niños son abortados cada año y muchos más mueren de hambre y abandono.

Como católicos, profesamos que solo Jesucristo nos libera de la muerte. Solo Él es la luz que brilla en la oscuridad de los largos inviernos espirituales del hombre. Solo El nos protege de la monstruosidad de Satanás y los demonios. Solo El le da sentido al sufrimiento con su Cruz. Solo El es vencedor sobre el horror y la muerte. Solo Dios basta para quién ha recibido la gracia y vive como discípulo de Cristo. Ante Cristo la cultura de la muerte cede el paso al amor y la vida.

Anuncios
No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: