Saltar al contenido

El Paseo Jesús de Galíndez lucirá distinto esta temporada

4 agosto, 2011

8:55 | En los próximos meses concluirán las obras realizadas por la empresa concesionaria de Varese y Cabo Corrientes. El sector contará con nuevos servicios gastronómicos y ya se verifican mejoras en la circulación y la accesibilidad.

Las nuevas instalaciones de Varese y Cabo Corrientes estarán en pleno funcionamiento para el verano, aseguraron los concesionarios. La construcción respetó la pared natural que ofrece la piedra del lugar.

La empresa concesionaria de la unidad turística Playa Varese-Cabo Corrientes tiene previsto poner en pleno funcionamiento durante el próximo verano las nuevas instalaciones comerciales y recreativas que se encuentran ubicadas en el Paseo Jesús de Galíndez.

La obra, en la que terminarán siendo invertidos casi 20 millones de pesos, incluyó la creación de un nuevo balneario con servicios de playa y la construcción de tres establecimientos gastronómicos, espacios de estacionamiento, baterías de baños y una serie de intervenciones urbanísticas para lograr una mejora en la circulación vehicular y peatonal, el aprovechamiento del espacio público y jerarquizar la zona. “Uno de los objetivos consiste en ofrecer un servicio atractivo durante los 365 días del año, en horarios diurnos y nocturnos” le explicaron a LA CAPITAL los responsables de la empresa Salimar S.A, Carlos Philapsidis y Esteban Ramos.

La firma se hizo cargo de la explotación de la unidad turística (que posee más de mil metros lineales de extensión) por un plazo superior a los 20 años, con el compromiso de realizar una fuerte inversión en obras de infraestructura, destinadas tanto al uso comercial como público.

Las mejoras dieron comienzo años atrás con la creación de un balneario en Varese que ya ofrece servicio de sombra, duchas, sauna, piletas y solarium, lo que quedó vinculado a la ampliación de la vereda y la construcción de una plaza seca que lleva el nombre Alberto Lagrange y debajo de la cual existe un área de estacionamiento cubierto para 150 vehículos.

No obstante, durante los últimos meses todo el sector fue sometido a un intenso plan de obras que ya se encuentran en su etapa final. Entre las construcciones más relevantes, se destacan tres edificaciones que estarán destinadas a ofrecer servicios gastronómicos.

Una de ellas se encuentra a la altura de la avenida Colón, cuenta con 1200 metros cuadrados distribuidos en tres niveles y una enorme fachada vidriada.

Además tiene la particularidad de que los arquitectos, del estudio Solla-Zak, decidieron que las enormes rocas que componen la barranca quedaran a la vista para que puedan ser apreciadas por quienes visiten el lugar desde el interior.

Según explicaron los concesionarios, está previsto que en este establecimiento funcione un salón para eventos, un restaurante y una confitería.

Además la edificación cuenta con una terraza ubicada a la altura del Boulevard Marítimo sobre la que habrá una cafetería y un sector de acceso público que funcionará como mirador.

Además de esta edificación, a algunos metros de distancia -en el punto central de la bahía- comenzó a ser construido un segundo establecimiento gastronómico, al que se le sumará un tercero emplazado en el Cabo Corrientes.

Junto a ello se incluye la edificación de una cochera cubierta para unos 40 vehículos.

Los responsables de Salimar destacaron que además de la realización de estas instalaciones que estarán destinadas a una explotación comercial, el proyecto incluyó la ejecución de numerosos trabajos urbanísticos destinados mejorar la accesibilidad y la circulación y a embellecer al sector.

Uno de ellos consistió en la construcción de un pluvial de unos 800 metros de extensión para colectar el agua de lluvia que antiguamente desembocaba en el mar a través de 15 cañerías.

Según Philapsidis, si bien esta fue una de las obras más complejas, resultó decisiva para resolver los inconvenientes de desagües y elevar así la calidad sanitaria de la playa.

Por otra parte, también se realizó un significativo trabajo en la ampliación de la calle Centenario para dotarla de dos manos y permitir así que los vehículos tengan la posibilidad de subir y bajar la barranca desde el Boulevard.

Según Ramos, las obras realizadas ya están teniendo un efecto en las actividades que el público suele realizar en el sector. “Percibimos que la gente ya se siente más a gusto recorriendo la zona y utilizando las instalaciones. Fuimos ordenando la circulación y el público se encuentra en un contexto más confortable”, destacó.

 

Fuente: diario la capital

Anuncios
No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: